Rara vez recomiendo en conjunto, un libro y una película que considero merecen ser vistos. Sobre todo cuando la película no está basada en el libro, o no tienen mayor relación, pero en este caso las historias se complementan, sin ser la misma historia.
Ambas obras abordan el tema de la restitución del patrimonio a quienes les fue arrebatado durante la Segunda Guerra Mundial.
La Película es «La dama de oro» está basada en una historia real. Trata la historia de una mujer judía, Maria Altmann, que huye de Viena durante la ocupación Nazi, salvando así su vida, pero dejando todo atrás.
Después de sesenta años decide emprender un viaje para exigir el patrimonio que los nazis le robaron a su familia. Entre lo que se encuentra una importante obra de Gustav Klim, el “Retrato de Adele Bloch-Baauer I” (quien era su tía).
Esta obra representa para los Austriacos, lo que la Mona Lisa representa para los franceses. El film es una batalla legal para restituir los derechos de propiedad de la obra. Nos muestra la astucia de un joven abogado que logra encontrar una oportunidad legal y la utiliza brillantemente.
La película nos regresa a esos duros años cuando comenzaban las persecuciones en contra de los judíos en Viena, y las injusticias cometidas. La película tiene su brillantez, en no presentar lo sangriento de lo que fue el holocausto sino una historia paralela, pero no menos real, y no por eso menos trágica, de lo que sucedió. Gran actuación de Helen Mirren (una de mis actrices favoritas), y Ryan Reynolds.
El libro «La tabla Esmeralda» de Carla Montero es una obra de ficción que se maneja en dos temporalidades. La época actual y la Segunda Guerra Mundial, para ser precisos la ocupación alemana en Francia y la lucha de la resistencia francesa por la liberación.
Durante la época actual conocemos a Ana, una historiadora de arte del museo Del Prado. Ana accede investigar el paradero de un cuadro que desaparecido durante la Segunda Guerra Mundial, y que es atribuido a Giorgione, un enigmático pintor del Renacimiento. En la búsqueda, ella descubre algunos datos relevantes de la familia que era propietaria del cuadro. Una familia judía que fue enviada a los campos de concentración por los alemanes y quienes fueron desposeídos de todo, incluyendo su colección de obras de arte.
Como les mencioné, el libro también se desarrolla en el pasado, así que llegamos a conocer a la hija del propietario del cuadro y su historia. El libro me encanto en este período. La historia de la ocupación alemana en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, y la lucha de la resistencia francesa.  Los personajes son sólidos y dan la sensación de ser reales. Sara Bahuer y el comandante de las SS, Georg von Bergheim, son fascinantes. La historia de ellos no quiero mencionarla, ¡léanla! Esa parte del libro es mi favorita.
Ana, la heroína de la historia contemporánea es insufrible y considero que la época actual es un relleno para la historia central, que sucede durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque es en el presente donde conocemos todas las intrigas, una dosis de espionaje y sociedades ocultas, me parece que es una obra que se pudo contar sin necesidad de estos personajes. Pero estoy segura de que habrá quien la disfrute. El amigo gay de Ana es encantador y su personaje es refrescante. El doctor Alain Arnoux de la Universidad de la Sorbona, es un personaje mucho más complejo e interesante, así como lo es su historia; no así la desesperante Ana. Me dio mucho gusto leer a Carla Montero y conocer su obra.
Tabla Esmeralda
Lo que no les puedo negar es que tanto el libro como la película, nos enseñan una pequeña parte de lo que sucedió en esa época. La frialdad con la que los Nazis se adueñaban de las posesiones de los judíos y opositores. Y la realidad sobre el debate de la restitución de los derechos de propiedad, por lo que les fue robado a las víctimas del Holocausto, y en ambos casos vemos el arte, como tema central.
El libro merece ser leído y la película ser vista. Ambos se pueden abordar también desde el punto de vista del derecho de propiedad y el derecho de posesión.

Si leen el libro, ven la película o mejor aún ambos, ¡no olviden dejarme saber sus comentarios!