sábado, 15 de septiembre de 2012

El Honor

¡Este mundo está perdido! No existe el honor, no hay un código de honor.
No hago referencia a un concepto religioso; todo lo contrario. Hablo estrictamente del significado del honor.
Un ser humano sin honor no es un ser humano, es una bestia (con el perdón se las bestias) que sólo satisface sus instintos.

¡Esta fue sin duda una de mis catarsis personales! Estoy harta de la gente que se vende ante los demás como "honorable", cuando es obvio que no tienen la menor idea de lo que significa ser honorable y comportarse en consecuencia.

¿Qué pasó con los tiempos en que un hombre era desterrado de la sociedad por su falta de honor? ¡Hoy día la sociedad reverencia a los que no tienen honor!

Esta foto la tomé hace algunos años en Notre Dame de París. Significa mucho para mí. Me representa la luz y la oscuridad existente en el interior de todos nosotros. ¡Mi querida gárgola!
Es una lástima que nos estemos alejando de nuestros valores y principios morales.


jueves, 6 de septiembre de 2012

La historia del señor T


Conozco a un hombre que se encuentra en sus cuarenta y tantos años, más bien cerca de los 50. Es un empresario exitoso y ambicioso. Ha trabajado muy duro para alcanzar lo que ha logrado. Se puede decir que está alcanzando la cima de su carrera con éxito. Sin embargo, su vida personal y afectiva dista mucho de ser exitosa. Gran parte de ello se debe al hecho de que lleva una relación obsesiva con su empresa y quienes trabajan para él.

El señor T se entrega de una forma intensa a su negocio y a sus subalternos. Llega al punto en que vive la vida de ellos, toma sus problemas como suyos y eso termina dañando sus relaciones personales con gente que no está dentro del círculo de su empresa. De más está decir que de ha tenido innumerables relaciones amorosas con sus empleadas. Él pretende cambiarlas. Hacerlas un éxito así como lo hace con su negocio. Solo parece sentirse completo cuando estas personas actúan y hacen las cosas como él desea. Como esto casi nunca ocurre y si ocurre no dura para siempre. Termina por sentirse frustrado. Él se desvive por ellas, ¿Cómo puede ser que ellas no se desvivan por el? ¿Cómo puede ser que estas personas no le correspondan a él de la misma manera? Se siente entonces traicionado, incomprendido.


Pareciera ser que su Ego sólo se siente completo cuando hay otra persona que lo valide. Quien llega a conocerle tiene la impresión de que es un ególatra; en efecto, lo es. Es un individuo que no tiene un ego sano como debería tenerlo una persona tan exitosa y trabajadora como él. Sino es un Ego enfermo que depende de otros para sentirse validado.


Este no es el típico caso del "workaholic" cuya vida es el trabajo y vive para trabajar, por ambición, por poder, por dinero, por éxito. Este es el caso de un hombre solitario que a su edad nunca se ha casado, no tiene hijos y fracasa constantemente en sus relaciones amorosas, pero que ha logrado tener éxito en su empresa por el compromiso que le ha dado. El problema no es su ambición ni su compromiso hacia el trabajo sino el hecho de no tener otra vida más que su empresa y sus empleados. Él se siente dueño de la vida de ellos, sanciona como visten, de qué hablan, cómo se comportan y se siente traicionado cuando estos no cumplen con sus expectativas personales.


En el área laboral les exige, pero termina haciéndole la mitad del trabajo a todos. Lo que necesita es un "empleado fiel" que le diga que "sí" a todo y que lo valide. Tampoco es una relación entre "amigos", sino una relación contractual donde una parte contrata a la otra para realizar un servicio y la otra recibe una remuneración.


Hay personas que no logran desarrollar adecuadamente su individualidad, debido a que tienden a fusionarse en otro a nivel del YO, éste, es un claro ejemplo.


Otro ejemplo sería el de la madre que se desvive por sus hijos y vive intensamente la vida de ellos. Cuando los hijos crecen y cada cual hace su vida se siente traicionada por ellos. Son unos "malos hijos" han olvidado a su madre, porque estos en vez de desvivirse por ella en una edad adulta, siguen su propio camino en la vida.


Estos individuos no son los típicos "mártires" que dan todo sin esperar recibir nada a cambio. Estos dan porque esperan recibir una entrega similar. Pretenden ser correspondidos y reconocidos; si ello no ocurre se sienten anulados, incomprendidos, no valorados, traicionados,


Estas personas se ven realizadas a medida que ven realizadas a aquellas personas de quienes dependen. Fusionando su vida afectiva y emotiva a la de quien los convalida. Ese otro YO, los completa.


Solo lograremos ser felices y tener relaciones sanas con los otros cuando nuestro YO, nuestro Ego, se sienta satisfecho consigo mismo. La soledad no es mala, es necesaria para descubrirnos a nosotros mismos, aceptarnos, valorarnos y amarnos. No es sano cuando nuestra felicidad depende de los demás, porque siempre nos sentiremos traicionados y no correspondidos.

Segunda oportunidad

Llegué temprano a la cena, algo poco usual para mí, prefiero llegar tarde y así tener una excusa para socializar con menos personas y q...