jueves, 18 de abril de 2013

¡Bendita Vanidad!

Recientemente descubrí que la vanidad está asociada a un trastorno psicológico. El nombre que se le da es el de Trastorno Dismórfico Corporal, anteriormente conocido como Dismorfofobia. ¿Que tal?
Claro está que esto es llevar la vanidad personal a un grado enfermizo, una preocupación fuera de lo normal por alguna imperfección física.  


Hace poco hubo un escándalo en Hollywood porque la actriz Gwyneth Paltrow, dijo que no volvería a usar Botox nuevamente, “me veo como una loca, me parezco a Joan Rivers” comentó la actriz.
Obviamente Joan Rivers respondió a las declaraciones de Paltrow, con el sarcasmo que la identifica.


Mi posición es obviamente con la actriz Gwyneth Paltrow, creo que a Señora Rivers se le ha ido la mano con el Botox y las cirugías, su rostro alguna vez hermoso se ha deformado. A veces el miedo al envejecimiento y a las arrugas nos hace perder la perspectiva de lo estético. 

Todas estas personas que abusan del Botox y las cirugías terminan teniendo rostros similares que pierden sus características humanas.  No por ello, Joan Rivers deja ella de ser una gran periodista y una mujer que se le debe admirar y respetar.
El tema del blog del día de hoy no es de hablar de la farándula de Hollywood, sino analizar la vanidad.


En lo personal considero a la Vanidad como algo bueno y positivo; siempre y cuando no sea llevado a extremos. Sin embargo, el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua lo define como la “cualidad del vano” y define la palabra vano como algo falto de realidad, sustancia o entidad, hueco, vacío y falto de solidez. etc., un significado nada positivo.


¿Es negativo ser vanidoso? Yo considero que no, me parece que debemos enorgullecernos de nuestras cualidades físicas, intelectuales y espirituales. La vanidad siempre se asocia con algo físico, pero conozco personas muy vanidosas por su intelecto o por sus cualidades morales. Muchas religiones condenan la vanidad física pero favorecen la vanidad moral.


La vanidad sin ser llevada a extremos patológicos, es algo que debe de estar presente en cada individuo. En mi caso mi vanidad se alimenta con zapatos y libros. No hay nada que me haga mas feliz que un par de zapatos nuevos (hermosos, a la moda y cómodos) y el salir a lucirlos me hace doblemente feliz.  O bien aumentar mi colección de libros. ¡Amo los libros! y vivo rodeada de ellos. Recientemente he descubierto que comprar ediciones especiales alimenta mi vanidad y mi ego y por consecuencia mi autoestima.



Quisiera dejarlos con este hermoso vídeo de Dove. Ejemplifica claramente mi sentimiento sobre la vanidad y la necesidad que tenemos de ser un poco vanidosos. Dove indica que sólo un 4% de las mujeres alrededor del mundo se consideran hermosas. 



La gran mayoría de mujeres (y considero que los hombres también), tienen una percepción incorrecta de sí mismos, en contraste de cómo los demás les perciben.  
Obviamente tener una percepción errónea de sí mismo es una fuente de ansiedad y baja autoestima.
Un poco de vanidad no le cae mal a nadie. 


Para conocer mas sobre este proyecto de Dove, visite Real Beauty Sketches y el vídeo lo pueden ver a continuación. 




Si desean comunicarse conmigo, lo pueden hacer enviándome un correo electrónico o pueden dejar sus comentarios en esta página.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Segunda oportunidad

Llegué temprano a la cena, algo poco usual para mí, prefiero llegar tarde y así tener una excusa para socializar con menos personas y q...