miércoles, 24 de julio de 2013

¿Por qué el alboroto sobre el Libro Las Cincuenta Sombras de Grey?




La novela erótica Las Cincuenta Sombras de Grey de la autora Británica E L James, ha causado un gran revuelo y es considerada, en el Reino Unido como la novela de habla inglesa más vendida de todos los tiempos. Con cifras estimadas al día de hoy, en 70 millones de copias vendidas alrededor del mundo; doce de estos en Gran Bretaña y treinta y cinco en Estados Unidos, tanto en formatos impresos como en digitales (e-book).

La trama gira en torno a la relación de una estudiante universitaria de Literatura, Anastasia Steele, y el joven empresario, Christian Grey.  La trilogía se ha hecho famosa por la narración de sus diversos encuentros sexuales, durante los cuales exploran el lado oscuro del romance, a través de la sumisión, el sadomasoquismo y la dominación.

Los críticos literarios han sido muy severos con el libro, argumentando su ”pobreza literaria”.  Yo no soy crítica, ni pretendo serlo, sin embargo quisiera abordar la polémica desatada,  a través de un análisis sociológico.

Primero, debemos considerar que el valor de cualquier artículo o servicio, lo fija el consumidor en base a la oferta y la demanda.   El estándar literario podrá decir que el libro carece de valor, pero hay 70 millones de personas alrededor del mundo que dicen lo contrario y lo han vuelto un “best seller”. Vivimos en Democracia, pero nos manda la tiranía de las mayorías, nos guste o no.  Tampoco estoy de acuerdo con los resultados electorales, pero igual tengo que aguantarlos.  En lugar de criticar, deberían evaluar qué está sucediendo con esas maravillosas obras, de prosa perfecta, que muy pocos están interesados en leer.  

Segundo, el hecho de que los lectores están escandalizados por la carga de erotismo de cada encuentro sexual,  y a su vez, experimenten anhelos de vivir experiencias que antes les eran totalmente desconocidas, dice mucho de nuestra sociedad moderna.  Creemos vivir en una sociedad liberada sexualmente, pero este fenómeno nos deja claro que una gran mayoría no pasa del sexo misionero, procreativo y falto de imaginación.  Una persona que se conoce a sí misma y ha alcanzado su plenitud sexual, no debería ofenderse por un libro así.  Para mi sorpresa, muchas son las mujeres que han descubierto a través de esta lectura, un mundo paralelo de posibilidades, antes impensables.

Tercero, este libro es un revés para el feminismo moderno.  El personaje principal, Christian Grey, es un empresario exitoso, millonario, guapo, machista, dominante y controlador.  Representa todo aquello por lo que las feministas modernas se rasgan las vestiduras y lo consideran abominable. Sería bueno despertar de los sueños y reconocer que el Feminismo bien entendido, surgió de una lucha en sociedades donde las mujeres sólo tenían obligaciones y no gozaban de derechos primordiales (derecho a la educación, al trabajo, al voto, e inclusive el derecho a no usar corsé); y que se convirtió en una corriente dañina, en donde la mujer se masculinizó y el hombre perdió su hombría. Sin embargo, hay millones de mujeres suspirando por un “macho exitoso” como Grey.   Algunas feministas argumentan que gracias a ellas,  las mujeres se sienten en libertad de buscar este tipo de “pornografía femenina”, un hecho sin fundamento.

La guionista británica, Kelly Marcel, quien ha sido seleccionada por Universal Pictures y Focus Features para escribir el guión que llevará esta trilogía a la pantalla grande, describe a Grey como “un héroe romántico, chapado a la antigua”.  Como bien dicen los antropólogos, somos animales, en donde la dominancia la tiene el macho alfa, el más fuerte de la manada; el que tiene más éxito, poder y dinero.  

Sólo el tiempo y la historia le darán el valor real a este libro, y si llegará a ser considerado un clásico de la literatura.  Sin embargo, no hay duda que nos hace reflexionar sobre nuestra sociedad contemporánea y moderna, nuestros estándares y los valores que supuestamente nos rigen...versus la realidad.


Este artículo fue originalmente publicado en la Revista Intuición, Tercera Edición. Pueden ver el artículo original acá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Segunda oportunidad

Llegué temprano a la cena, algo poco usual para mí, prefiero llegar tarde y así tener una excusa para socializar con menos personas y q...