miércoles, 12 de noviembre de 2014

Dogmatismo, el mal de los necios


Dogmatismo es aquello que no admite cuestionamiento.  Según el diccionario de la Real Academia Española (DRAE),  es la “presunción de quienes quieren que su doctrina o sus aseveraciones sean tenidas como verdades inconcusas (sin duda o contradicción)”.
Es común hablar de un dogma religioso o de los dogmas de la ciencia, que son aquellos principios innegables sobre los cuales están basados.  Estoy segura que muchos de ustedes han escuchado la palabra “dogma de fe” (la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve).
Yo quiero hablar del dogmatismo político.  El dogmatismo político se ha vuelto el mal de nuestros días, y yo lo considero el mal de los necios. Gracias a estos dogmáticos nuestra sociedad se divide y cualquier argumento es automáticamente descalificado por los del “bando” contrario, sin ser analizado o discutido, tan solo porque lo dijo alguien que es de una ideología contraria a la mía.
Estamos perdiendo la facultad de debatir e intercambiar ideas con objetividad.  El debate ha decaído tanto que nos centramos en hacer acusaciones sobre cosas de forma y no de fondo. Caemos en una batalla de desprestigio. En vez de refutar con argumentos lógicos, datos puntuales y sentido común, utilizamos la descalificación personal.
Esto no quiere decir que el carácter de una persona no sea importante. Si a un candidato político se le demuestra que es una persona deshonesta, comete plagios (ej. el candidato presidencial guatemalteco Manuel Baldizón, quién plagió un libro), o tiene vínculos con organizaciones criminales; por supuesto que esto debe de ser del conocimiento del electorado y debemos denunciarlo. Es parte de la participación ciudadana activa y no debemos silenciarnos. Si se comporta de esa forma en la vida privada, seguramente será peor al llegar al poder.
Sin embargo, no es a esto a lo que me refiero. Me refiero a esas descalificaciones personales que no aportan absolutamente nada al debate.
Para ejemplificarlo mejor, déjenme presentarles dos casos de actualidad.

Pablo Iglesias Turrión, profesor universitario, político español, eurodiputado (diputado del Parlamento Europeo) por el partido español, Podemos. El partido Podemos se encuentra en el primer lugar en la intención de voto de los españoles.
Pablo Iglesias tiene muchos detractores debido a su marcada ideología de izquierda y su admiración por Hugo Chávez, entre otros.
Es difícil encontrar ataques puntuales contra Iglesias, la mayoría se basan en presunciones de lo que le sucedería a los españoles si Iglesias llegara al poder.
Otros ataques son en contra de su aspecto personal (piercing y coleta) o por su carácter, “Es manipulador, demagogo hasta los extremos, egocéntrico y muy pretenciosamente perspicaz.” como lo hace el señor Jesús Kuicast en la entrada a su blog titulada “7 motivos por los que no votar a Pablo Iglesias, líder de “Podemos”.”
Sinceramente, a mi esto no me convence para que no vote por él. Es mas, la mayoría de lideres, y personas exitosas son egocéntricas, manipuladoras y perspicaces. Algunas personas podrían verlo como una cualidad, al menos yo así lo veo.
Es un simpatizante de Cuba y la Revolución Bolivariana. Bueno, eso demuestra que Iglesias no respeta los tres valores fundamentales de libertad, vida y propiedad y carece de sentido común.
Sin embargo el presidente de Uruguay, José Mujica, también es simpatizante de ellos y su gobierno ha sido caracterizado por su humildad personal, y ha hecho cosas admirables, como lo fue la legalización de la producción y venta de la Marihuana (aunque crea un monopolio estatal en la producción). La oposición uruguaya le critica su populismo y que no ha resuelto problemas de fondo; y por lo que he leído, tienen razón, pero tampoco ha sido un Chávez y ha respetado la vida, la propiedad y la libertad de sus ciudadanos.
Son pocos los que pueden articular correctamente el peligro que realmente significa Iglesias para España. Hay cosas en las que estoy de acuerdo con Iglesias como lo es su declaración sobre los militares: “he tomado conciencia de la importancia que tienen los militares, incluso para hablar de soberanía y para hablar de la defensa de los derechos sociales en un país”.
Por supuesto que estas declaraciones podemos tomarlas, en sentido literal o interpretarlas en el contexto de otras declaraciones de Iglesias. Si tomamos en cuenta de que admira a Cuba y a Venezuela, y tanto Chávez como los Castro se han perpetuado en el poder por el uso de la fuerza militar, podríamos ver una tendencia. Pero no deja de ser una especulación.
Donde no hay lugar a especulación y es donde debemos enfocarnos en la crítica contra Pablo Iglesias es cuando él mismo dice: “cualquier demócrata debería preguntarse si ¿no sería razonable que los presos de ETA y aquellos vinculados al independentismo vasco…? ¿no deberían ir saliendo de las cárceles?”  (0:21 segundos del video)**
La respuesta al señor Iglesias es un rotundo y absoluto ¡NO!
Estos son criminales y asesinos; que los españoles ya no le teman a ETA y los estén olvidando, no significa que la vida de las 829 personas que han sido asesinadas por ETA desde 1960, incluyendo a una bebe de 22 meses (quien fue su primera víctima), deban ser olvidados, y sus asesinos puestos en libertad.
Los independentistas tuvieron la opción de hacer las cosas bien y hacer una lucha política, pero ellos optaron por el régimen del terror y asesinaron sin piedad, y eso no debe de ser olvidado jamás, y por ende estos criminales deben de permanecer en la cárcel.
Iglesias también dirigió al grupo que censuró a Rosa Díez en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense. ¿Po qué censurar? ¿Por qué no instar a un debate e intercambio de ideas? Una persona que censura a sus oponentes, no es una persona que deba de llegar al poder.
Sus declaraciones a favor de ETA y la censura contra Rosa Díez son una clara evidencia de las tendencias del señor Iglesias, y espero que el electorado español no cometa un grave error votando por una persona que simpatiza con terroristas, asesinos, y desde ya, utiliza la censura como un arma.

Gloria Álvarez, politóloga guatemalteca, Directora de Proyectos del Movimiento Cívico Nacional y su comunicadora. Pronunció un discurso en el Primer Parlamento Iberoamericano de la Juventud en Zaragoza, el cual se ha viralizado en las redes sociales.
Gloria se ha visto atacada por diversos grupos, no por el fondo de su discurso, sino porque están en contra de ella. Las críticas más comunes han sido: “Es rubia, ella no representa a Guatemala”, “Pertenece a una de las 12 familias de la oligarquía”, “es blanca”, “es tonta”, “es arrogante”, “es bonita”, “sus seguidores son horny fans”, “su discurso es populista”.
¿Han visto ustedes ataques más absurdos? Gloria pertenece a una clase media, trabajadora, así como lo fueron Marx y Engels. ¿Vamos a desacreditar las palabras de Marx porque perteneció a una clase privilegiada y pudo gozar de educación superior? Engels era hijo de empresarios, ¿Va la izquierda a desacreditar a Engels porque nació y creció entre privilegios? ¿No es acaso racismo descalificar a Gloria porque es rubia?
Abraham Barrios, en su columna en el medio digital “El Salmón” dice: “No podemos ignorar los orígenes ideológicos de Gloria, formada en la UFM y rodeada de gente que dice ser libertaria pero es en la práctica ultraconservadora, anticomunista y antidemocrática, herederos de los privilegios otorgados por dictaduras proto fascistas que van hasta el tiempo de Justo Rufino Barrios”.
Barrios, a quien considero una persona bastante racional e inteligente, se dejó llevar en su crítica contra Gloria Álvarez, por su odio contra la Universidad Francisco Marroquín y sus fundadores. Comete el terrible error de la generalización y el dogmatismo.
El discurso de Gloria no fue bueno o malo porque ella se autodomina libertaria.  ¡El populismo no tiene ideología, es populismo!
El tema central del discurso es “Populismo versus República”. En el video, (minuto 1:00)*** Gloria dice: “ya el debate de izquierdas y derechas, de hecho es más utilizado por los populistas que por las personas que estamos tratando de rescatar las instituciones… El populismo de lo que primero que se encarga es de desmantelar las instituciones”.
El discurso ha recibido eco en toda Iberoamérica, porque nuestros países están siendo acechados por el populismo. Los venezolanos, argentinos, españoles, brasileños, uruguayos etc., sintieron que el discurso de Gloria iba dirigido a ellos.
Populista es aquel que ofrece milagros (llevar a la selección al mundial), lograr la paz mundial o acabar con la delincuencia. Regala láminas, bolsas de alimentos, fertilizantes., etc. Es aquel que utiliza la desesperación del pueblo para ofrecerle una solución rápida a sus problemas. Es aquel que invita no a la reconciliación, sino a la lucha de clases. Se vende como un salvador a cambio de los votos y el apoyo del pueblo, quienes desesperados por su situación lo aceptan como tal.
El discurso de Gloria es brillante, porque dice la verdad, no es populista es popular, hay una diferencia importante entre ser populista y ser popular.
La mejor crítica que leí sobre el discurso de Gloria la hace Martín Rodríguez en Nómada. Él no la desacredita ni a ella ni a sus seguidores. Martín demostró no ser dogmático. Martín invita a una consideración de ideas sin descalificar a Gloria.
Los invito a reflexionar, a no emitir generalizaciones y mucho menos a descalificar a las personas porque piensan diferente a nosotros. Si queremos ganar un debate de ideas y cambiar nuestra realidad, debemos de profundizar y analizar. Solo de esta forma lograremos dejar de lado el Dogmatismo e iniciar un verdadero debate de ideas.
 **  Pablo Iglesias “Los etarras deberían ir saliendo de la cárcel”


*** Discurso de Gloria Álvarez en el Primer Parlamento Iberoamericano de la Juventud


viernes, 19 de septiembre de 2014

Un libro llamado Historia Universal


Historia Universal, es el título del libro del Doctor en Historia Moderna, David García Hernán.
 En nuestro medio el libro es poco conocido y su mención ha generado burlas y polémica por parte de aquellos que se consideran cultos y letrados; lastimosamente distan de serlo.
Algunos de los comentarios recibidos fueron: (la identidad de los autores ha sido cambiada para evitar darles publicidad dentro de este blog).
“@XYZ: un libro que se llama “historia universal” juar juar juar”
“@XYZ: el target son los chavitos imberbes que leen “obras” en el “cole” y buscan “historia universal” en “wikipedia” que hueva leer”
“@XYZ: manda fuego señor!!!, un libro llamado “historia universal” UN LIBRO LLAMADO HISTORIA UNIVERSAL!!!!”
Vale la pena mencionar que el libro titulado Historia Universal, del Doctor García Hernán, no es el primero en su género en llevar ese nombre.
El historiador italiano Cesare Cantù, escribió un libro compuesto de treinta y cinco volúmenes llamado “Historia Universal”, publicado entre 1838 y 1846, el valor del libro radica en la magnitud del material reunido. [2]

El libro ya no se publica, al menos en nuestro medio pero se puede conseguir en versión digital en formato Kindle.
Para aclarar la polémica desatada y generada por la falta de conocimiento, decidí contactar al Doctor David García Hernán, autor de esta obra y realizarle esta pequeña entrevista.
1- ¿Doctor García Hernán, por qué escribir un libro titulado “Historia Universal, XXI Capítulos Fundamentales? ¿Por qué decidió llamarle de una forma genérica?
R: El término “Historia Universal” es un concepto historiográfico reconocido entre la comunidad científica internacional como el estudio del pasado más allá de los límites nacionales; es decir, subrayando con él el acercamiento al discurrir de las sociedades humanas desde una perspectiva global. De hecho, en no pocas universidades, las asignaturas de Historia con estos contenidos se denominan así. Tal vez puede parecer una exageración que se utilice la palabra “Universal”, pero es una metáfora que hace referencia a la amplitud de este tipo de estudios porque la presencia del hombre (objeto fundamental de los mismos) se da en un espacio universal porque fuera de este estudio no se posible encontrar otra historia humana, , por lo menos hasta ahora.
Por otro lado, abordar este tipo de estudios permite tener una perspectiva general que va mucho más allá de los particularismos temáticos, cronológicos, o espaciales.
2- ¿Qué ganamos de aprender historia y leer un libro como el vuestro cuando, todo esta al alcance de una búsqueda en internet?
R: Desgraciadamente, este es un error muy común en nuestro tiempo: pensar que todo está en internet. Ni muchísimo menos, hay muchos estudios, fuentes e informaciones que no están en este medio, y, aunque lo estuviera (cosa que todavía es harto difícil), la mente humana siempre es capaz de diseñar nuevos caminos y encontrar nuevos conocimientos e interpretaciones. La Historia, particularmente, es un ciencia en construcción.
3- He escuchado a jóvenes decir que ellos no leen libros pero que sí leen artículos del internet todo el tiempo, ¿Qué opina de ello?
R: La profundidad y densidad de pensamiento que proporciona un libro no tiene comparación con la que se expone en un artículo. En el artículo, por razones lógicas de espacio, se suele ir a las cuestiones fundamentales de un tema, pero muchas veces los matices y la progresión del discurso metodológico es muy importante para comprender bien los procesos.
4- ¿Qué valor real tiene aprender historia?
R: Una sociedad que no conoce la Historia es una sociedad amnésica y, desde el punto de vista antropológico, por ello una sociedad muerta o condenada a desaparecer. La historia permite algo fundamental que muchas veces se toma en cuenta con demasiada ligereza: conocernos mejor a nosotros mismos. Sin ese conocimiento el presente sería un caos, y no digamos las disposiciones para encarar el futuro. Aunque la Historia no se repite (siempre hay algunos elementos nuevos en los procesos que los hacen diferentes de los anteriores), no cabe duda de que, conociéndola, estamos mejor preparados (sin necesidad de ser adivinos, lo que no entra en los objetivos de la Historiografía) para afrontar o prevenir los problemas del futuro.
5- ¿Considera usted que las personas y en especial los jóvenes deberían leer más e interesarse por leer historia?
R: Sí, desde luego. Debido a los infinitos estímulos gratificantes que permiten las tecnologías de nuestro tiempo, los contenidos que se divulgan en formatos poco atractivos están condenados a desaparecer. Por ello los historiadores tienen que asumir con seriedad el reto de acercar los conocimientos históricos a la sociedad de la manera más atractiva posible. Sólo así se cumplirá el gran objetivo de su trabajo que es que la sociedad en general, y no una minoría de especialistas, conozcan los procesos históricos.
 ¡Quede sorprendida al leer su entrevista en el Blog de Editorial Síntesis! Usted respondió: “… la Historia, al contrario que la literatura, se debe siempre a la verdad, por encima de todo. Me refiero al modo de utilización del lenguaje para exponer los contenidos históricos. No sólo se puede conseguir con ello un mayor acercamiento del lector a la Historia haciendo más atractiva la disciplina más allá de los relatos despersonalizados de frías cifras y estadísticas…” [3]
6- ¿Cómo se hace la historia más atractiva?
R: Bueno pues, no solo empleando un lenguaje sencillo y directo, sino haciendo ver a los que se acercan a ella que la Historia no sólo forma parte de sus pasado sino también de su presente. Presentando los contenidos de tal forma que los lectores o espectadores se vean reflejados en ella y se interesen por los protagonistas del pasado y cómo influyeron en el mundo que hoy conocemos. Por eso precisamente, la biografía, por ejemplo, ha tenido prácticamente siempre un gran peso como género literario.
7- ¿Usted considera que leer es sexy?
 R: Sí, claro. Aquellas personas que en su concepto del atractivo humano van más allá de la apariencia física (que son muchas más de las que creemos), las personas cultivadas por sus lecturas siempre tienen una atracción especial, superior incluso que la apariencia física; y de ello hay notables y numerosísimos ejemplos que podríamos traer a colación.
8 – ¿Qué mensaje quisiera dejar a los lectores y no lectores guatemaltecos?
R: Que se dejen apasionar por la Historia. Es la ciencia de todos, es la ciencia nuestra, de los hombres y las mujeres, es la que nos explica porqué el mundo es como es, y cómo, a través de nuestras reflexiones y de nuestros actos, tenemos la capacidad de cambiarlo, o no…
Historia Universal es un libro digno de ser leído sobre todo si queremos comprender nuestro presente responder la interrogante ¿de donde venimos?, aprender del pasado y quizás construir un mejor futuro.
Los que deseen adquirir el libro del Doctor David García Hernán lo pueden comprar en Fnac.es o Amazon.com en formatos impreso y digital, eBook.
¡Muchas Gracias Doctor David García Hernán!

David García Hernán es Doctor en Historia Moderna por la Universidad Complutense y Profesor Titular de Historia Moderna en la Universidad Carlos III de Madrid (profesor de Historia de Iberoamérica y de Historia Moderna). Ha pronunciado numerosas conferencias en instituciones españolas y extranjeras, y ha publicado diversos trabajos sobre la alta nobleza española en el siglo XVI y sobre el mundo de la guerra y el ejército en la Edad Moderna. [1]

Bibliografía y fuentes citadas:

jueves, 28 de agosto de 2014

Congruencia


La palabra congruencia deriva del latín congruentia, y según el diccionario es la “coherencia o relación lógica que se establece entre dos o más cosas”.
 En el ámbito personal, una persona congruente es aquella que vive y actúa según su escala personal de valores y creencias. Hay una relación entre lo que se piensa, se dice, se hace y se siente.
Lo contrario de llevar una vida congruente es lo que se conoce psicológicamente como “Disonancia Cognitiva”, y “hace referencia a la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones (cogniciones) que percibe una persona al mantener al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias” [1]
¿Por qué es importante ser congruente?  Porque solo de esta forma lograremos ser felices y viviremos en armonía con nosotros mismos, así de simple. 
Desgraciadamente vivimos en una sociedad donde la mayoría de personas no le dan importancia a la congruencia. Es importante tener presente que la congruencia no es algo que necesariamente genera un beneficio a la sociedad, es un beneficio altamente personal. La congruencia tampoco es necesariamente moral. Un asesino puede ser congruente consigo mismo, ya que vive según sus valores y creencias.
Otro ejemplo sería el de la persona que es altamente religiosa, y lleva una vida con las exigencias y rigor que su religión le exige. Sin embargo, podría ser una persona inflexible, con poca tolerancia y que no acepta a las personas que no actúan, piensan o son como ella. Por lo tanto genera pensamientos, sentimientos y reacciones adversas en contra de estas personas que no comparten sus creencias. Esta persona, por más que rece, y siga todos los ritos relacionados con su religión, le será difícil alcanzar la paz consigo misma y no está siendo congruente con lo que deberían de ser los valores de una persona practicante.**
Aquí se me viene a la mente la canción de Ricardo Arjona Jesus es Verbo no Sustantivo, que dice en una de sus estrofas: “De mi barrio la mas religiosa era doña Carlota hablaba de amor al prójimo y me pincho cien pelotas”
Sería congruente, si en vez de sentir rencor o adversidad hacia estas personas que no son como él o ella, practicara las enseñanzas de su fé, y simplemente las aceptara tal y como son.  Si desea ayudarles, podría hacerlo elevando sus oraciones o enviando pensamientos positivos de amor y respeto hacia ellos.
Por supuesto no puedo dejar de lado a los políticos, estos son los seres más incongruentes que conozco, y no se quedan atrás los votantes que año tras año se creen las promesas electorales para luego sentirse defraudados.
Muchos hemos criticado la hipocresía de de la política estadounidense. Los Estados Unidos es una sociedad altamente liberal, donde el consumo de la marihuana, el aborto y el matrimonio homosexual son permitidos en varios Estados, temas que aún son un tabú en una sociedad como la nuestra.
Sin embargo, los políticos en Estados Unidos deben comportarse con total honorabilidad o son obligados a renunciar a sus cargos, y pedir disculpas públicamente cuando son descubiertos en actos de corrupción, teniendo relaciones extramatrimoniales etc.
¿Por qué? ¿Serán unos hipócritas que manejan el doble estándar? La respuesta debería de ser sí y no. Claro que hay un doble estándar, pero también es un acto congruente, porque no podemos confiar en una persona que sea incongruente consigo misma. Si te has vendido ante el electorado como una persona íntegra y honorable más vale que lo seas y actúes de conformidad. Esa incongruencia genera una falta de credibilidad y sobre todo falta de confianza. Adicionalmente el electorado no debe de ser necesariamente congruente para exigir congruencia de sus gobernantes. Recordemos que que hay una diferencia entre lo que es esfera pública y esfera privada. El político pertenece a la esfera pública y esta sujeto al escrutinio.
Volviendo a nuestro entorno, somos incongruentes porque esperamos tener un país mejor, ¡Una Guatemala mejor! pero votamos por el político más fanfarrón que obviamente no va a cumplir sus promesas electorales. Lo sabemos, pero igual “queremos creer”. Estamos siendo incongruentes, porque no estamos actuando acorde con lo que pensamos, queremos y sabemos.
Decidí escribir sobre la congruencia porque últimamente me he visto rodeada de situaciones que me han hecho meditar mucho sobre este tema, tanto en situaciones laborales como personales.
He visto amigos que desean una relación de pareja estable y feliz con una persona que sea su par. Como diría Ayn Rand, tu par es la representación física de tu escala de principios y valores en otra persona, “cuando el amor es una integración consciente de razón y emoción, de mente y de valores, entonces y solo entonces es la mayor recompensa en la vida de un  hombre”.[2]
Desgraciadamente muchos la sacrifican por miedo a la soledad, y se ven envueltos en relaciones que carecen de congruencia.
Lo que les puedo decir con total honestidad es que nunca he sido más feliz que en aquellos momentos en los que logro tener total congruencia entre lo que deseo, anhelo, siento y creo y hago.
Desgraciadamente, es un estado difícil de mantener, pero debería ser nuestro ideal máximo si deseamos alcanzar nuestros sueños, paz interior y felicidad.
** En este ejemplo me refiero a los valores y principios del cristianismo.
*** Gracias Marta Yolanda, Majo, Gloria, Diego y Santiago por sus valiosos aportes, gracias a ustedes mi vida es más congruente.

martes, 12 de agosto de 2014

Robin Williams, 21 de julio de 1951 – 11 de agosto de 2014


La noticia del fallecimiento del actor Robin Williams a sus 63 años, ha sido una noticia que ha consternado y entristecido a muchos, tomado por sorpresa a la mayoría y ha dejado al mundo del espectáculo con un vacío.  ¡Se ha ido uno de los grandes!
Robin Williams nos hizo reír en Mrs. Doubtfire, reflexionar en Dead Poets Society, meditar con Good Will Hunting y What Dreams May Come. Solo por mencionar algunas de sus películas.
Sin embargo su vida no fue un cuento de hadas, la vida del actor estuvo marcada por la adicción a la cocaína, el alcoholismo y la depresión.  Sumado a una operación de corazón en el 2009, podemos concluir que su vida no fue fácil y por ende no es de extrañar que terminara en un suicidio.
Su conocida frase, nos da indicios claros de lo que fue su vida y de cómo se sentía. Yo misma me he sentido así, y no hay peor sentimiento que sentirse solo, estando en compañía.
La depresión, las relaciones adictivas y el abuso de sustancias son muy comunes hoy en día. Una gran mayoría de personas no buscan ayuda, y la ironía es que es más aceptado socialmente tener estos problemas que buscar ayuda.
Buscar ayuda, demuestra en nuestro medio una “debilidad”.  Se ha vuelto una cuestión de orgullo, “yo no necesito ayuda, estoy bien”, suelen decir los más necesitados. Este es a mi criterio un acto de cobardía al no querer enfrentar y aceptar nuestros problemas y sobre todo no querer reconocer que necesitamos ayuda.
Cada persona es un mundo en sí mismo, y todos enfrentamos nuestros propios retos y  demonios, día tras día; es parte de vivir.
Las personas más felices que conozco son aquellas que enfrentan con valentía sus problemas y reconocen cuando necesitan ayuda, pero sobre todo viven un día a la vez, dejando por un lado la nostalgia del pasado y la ansiedad del futuro. Enfocándose en lo maravilloso que es el HOY.
Esto no es fácil, es un proceso de crecimiento y aprendizaje individual. A mi me gusta creer que es parte de la llamada “Alquimia de la vida”,  en donde debemos liberar el cuerpo del alma para luego poder volver a reunirlos en la esencia de lo que verdaderamente somos, e iniciar el largo camino de perfeccionarnos a nosotros mismos. Esto sucede cuando descubrimos que todo viene de nosotros y nosotros somos la fuente de nuestro propio destino, y de nuestra propia felicidad.

jueves, 20 de marzo de 2014

Mi pasión por leer

“Mis libros están siempre a mi disposición, nunca están ocupados”. Marco Tulio Cicerón

La gente me pregunta por qué amo leer y usualmente respondo ¡leer es mi vida, es mi gran pasión, los libros son maravillosos! Por supuesto que con semejante respuesta los dejo igual o más perdidos que cuando hicieron la pregunta. Es como si te preguntaran por qué amas los tacos y tú respondieras ¡porque son deliciosos, me encantan!



Por tal motivo, hoy decidí escribir la historia de cómo descubrí el amor por los libros y mi pasión por la lectura.  

Henry David Thoreau dijo: ¡Cuántas veces la lectura de un libro no ha sido la encrucijada que ha cambiado de curso la vida de una persona!


Soy la hija menor de una familia de 3 hijos (eso no tiene nada de extraordinario), lo extraordinario es que mi hermano mayor me lleva 21 años y el segundo 12. Es correcto, fui una sorpresa inesperada. Como mis padres ya estaban mayores, no tenían mucha paciencia para una niña en casa y por tal motivo crecí entre adultos y fui desde muy temprana edad un adulto en miniatura. Sin embargo, fue algo que forjó mi vida positivamente y hoy lo agradezco.
Las cenas en mi casa en vez de niños gritando y tirando comida por todas partes, tenían pláticas donde se hablaba de política, de la guerra fría, de Reagan, Thatcher, Fidel Castro y, por supuesto, de toda la crisis política que sufrió Guatemala en esa época.
Yo no tenía permitido participar en las conversaciones y aunque hubiera podido decir algo, no tenía nada positivo que agregar a la conversación. Así que todos esos años los utilicé para escuchar y aprender, no solo de política sino de cómo interactuaban todos a mi alrededor.


Sin embargo, estaba sola, muy sola. Habían momentos en que eso me hacía sentir muy triste porque no tenía nadie de mi edad con quien jugar y compartir. El ser humano es un animal de costumbres y a todo se acostumbra, yo aprendí a sacar lo mejor de esta circunstancia.
Solía jugar sola en el “cuartón”, así le decíamos a una especie bodega bastante grande que había en mi casa y donde yo jugaba “cocinita” con una estufa vieja que ya no funcionaba. En el “cuartón” había además muchos libros, estanterías con libros, cajas con libros, libros por todas partes. Mi papá amaba leer, él hubiese podido leer todo el día, de no ser porque tenía que trabajar; esos eran sus libros.


Un día cuando ya me había aburrido de jugar, decidí curiosear estas cajas; recuerdo haber visto todo tipo de libros, hasta que me topé con un libro viejo y gastado, con pasta amarilla, donde había un pirata con un perico en el hombro y un niño a su lado: “La Isla del Tesoro”, de Robert Louis Stevenson. Las hojas estaban tan amarillas como la pasta y tenían un olor muy peculiar que llamó aún más mi atención. Al pasar las hojas, vi que era un libro con muy pocas ilustraciones, pero cuando llegaba a ellas, me daba más curiosidad seguir ojeándolo. Así que sin pensarlo dos veces, tomé el libro a escondidas (me sentía como si estaba haciendo algo ilícito) y lo llevé a mi cuarto, donde comencé a leerlo.


He de decir que me costó mucho leerlo, yo tendría unos 10 u 11 años en ese entonces (y sí, en mi tiempo las niñas de esa edad, aún jugábamos y no pretendíamos ser adultos como son los niños de ahora, ¡que tristeza que se ha perdido la niñez!), recuerdo que tardé mucho en leerlo porque perdía la concentración y tenía que volver a leer cada página al menos un par de veces, pero la historia me intrigaba y quería leer más. En el colegio no nos inculcaban el hábito de la lectura y los libros que nos obligaban a leer eran uno más aburrido que el otro.


La historia de este niño y el pirata me encantó, mientras leía olvidé mi soledad, viajé a un mundo maravilloso, donde había piratas, tabernas, viajes en barco, islas lejanas y tesoros escondidos.  Se convirtió en el primer libro que terminé.
Al terminarlo lo regresé a la caja y busqué otro, como eran los libros de mi padre, no habían muchos para mi edad, así que comencé a leer uno que se llamaba “Volcanes y Terremotos” y desde entonces tengo una fascinación por los grandes terremotos y las erupciones volcánicas más memorables de la historia. No descansé hasta que logré conocer Pompeya y todo gracias a este libro.


Mi siguiente libro fue “Los Misterios del Antiguo Egipto” y en la biblioteca del colegio, comencé a buscar libros y descubrí las historias de Enid Blyton en sus series de libros “El Club de los Cinco” y “El Club de los Siete Secretos”. Estos eran libros más apropiados para mi edad, ansiaba ir de vacaciones con los Cinco y descubrir misterios con los Siete.


De esta forma los libros se convirtieron en mis mejores amigos, mis cómplices, vivimos innumerables aventuras juntos y nunca más me sentí sola.


Cuando cumplí 13 años mi hermano me regaló “Drácula, padre e hijo”, de Claude Klotz. Era la primera vez que alguien me regalaba un libro y me hizo infinitamente feliz. Desde entonces nada me hace más feliz que recibir un libro como regalo.


En la adolescencia, los libros me salvaron. Como toda adolescente me sentía incomprendida, pero llegó a mi vida “Juan Salvador Gaviota”, de Richard Bach. Me sentí muy identificada con “Juan Salvador”, al punto de que mi vida cambió para bien, aprendí que “es bueno ser diferente”.


Hoy no puedo imaginar mi vida sin libros, mi casa está repleta de ellos.


De los libros he aprendido historia, política, economía, ciencia, psicología, sexo, etc. Ciertos libros me han enseñado a ser una mejor persona o ayudado a salir de crisis personales. Me he enamorado, he reído, he llorado, he vivido muchas vidas, visitado muchos países, viajado por el espacio y al centro de la tierra. También he descubierto mundos maravillosos, peleado con dragones y orcos. Conquisté Asia al lado de Alejandro Magno, viví el romance de Julio César con Cleopatra, aprendí sobre la estrategia Militar de Napoleón y los horrores de los campos de concentración en la segunda guerra mundial.

Descubrir la pasión por leer es una de las mejores cosas que me han sucedido. Mi vida es mejor porque los libros forman parte de ella y no puedo imaginarme sin un libro en la mano.

“Un lector vive mil vidas antes de morir. El hombre que nunca lee vive solo una vida” George RR Martin“Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma” Cicerón

Edición por Adelaida Loukota
Fotografía de André Schrei

Segunda oportunidad

Llegué temprano a la cena, algo poco usual para mí, prefiero llegar tarde y así tener una excusa para socializar con menos personas y q...